Nací en Huévar del Aljarafe, Sevilla, un 22 de febrero de 1999. Allí, en esta pequeña localidad de algo menos de 3.000 habitantes, puedo decir que debuté como persona.

Y desde ese mismo lugar comencé a correr. Tal vez el hecho de no tener límites, fuera lo que me permitió ser rápido, me dio velocidad en todas las facetas de mi vida.

Y seguro, Huévar me otorgó mi carácter. Algunos lo definen como descaro (en el terreno de juego), yo prefiero llamarlo libre, consciente de mis orígenes, pero con ganas de comerme el mundo.

Algunas fotos
de esos momentos